Alfredo Zitarrosa

Alfredo Zitarrosa simplemente “El Juglar”, poeta, cantor, filósofo de la vida, mensajero incunable del folklore latinoamericano, nace en Montevideo un 10 de marzo de 1936, para a través de casi 20 años pasear su figura americanista hacia los cuatro puntos cardinales de este mundo tan necesitado de palabras comunicantes, tema en que Zitarrosa, mantuvo desde muy joven la misma línea de conducta invariable en sus convicciones personales y como una premonición en su samba “Recordándote”. :”Tu voz me nombra y me duele otra vez, yo ya no puedo volver…” No Alfredo, tú no puedes volver no es cierto, porque no

Alfredo Zitarrosa simplemente “El Juglar”, poeta, cantor, filósofo de la vida, mensajero incunable del folklore latinoamericano, nace en Montevideo un 10 de marzo de 1936, para a través de casi 20 años pasear su figura americanista hacia los cuatro puntos cardinales de este mundo tan necesitado de palabras comunicantes, tema en que Zitarrosa, mantuvo desde muy joven la misma línea de conducta invariable en sus convicciones personales y como una premonición en su samba “Recordándote”. :”Tu voz me nombra y me duele otra vez, yo ya no puedo volver…”

No Alfredo, tú no puedes volver no es cierto, porque no te has ido, no te irás jamás. Porque todos querido “Juglar” quedamos con una inmensa deuda de tu trabajo, en pro de nuestras cosas, nuestras penas, nuestro sufrimiento de gente de países jóvenes sin desarrollo permitido y más importante aún, tú nunca te irás pues sólo se olvidan los que no han hecho nada por los demás. En cambio tú tiempo, tu talento, tu mensaje hasta los últimos minutos de tu vida, que en su mayor parte sufrió el tormento de la impotencia ante el más fuerte.

“No te olvides del pago si te vas pa’ la ciudad, cuanti más lejos te vayas más te tenés que acordar, cierto que hay muchas cosas que se pueden olvidar, pero algunas son olvido y otras son cosas nomás…’

El tema “Guitarra Negra” es uno de los temas quizás más importante para definir la personalidad de Alfredo Zitarrosa.

Cómo haré para tomarte en mis adentros guitarra, cómo haré para que sientas mi torpe amor, mis ganas de soñarte entera y mía, cómo se toca tu carne de aire, tu oloroso tacto, tu corazón sin hambre, tu silencio en el puente, tu cuerda quinta, tu bordón macho y oscuro, tus parientes cantores, tus tres almas conversadoras como niñas. Cómo se puede amarte sin dolor, sin apuro, sin testigos, sin manos que te ofendan, cómo trapasarte mis hombres y mujeres bien queridos. Guitarra, mis amores ajenos, mi certeza de amarte como pocos, cómo entregarte todos esos hombres y esa sangre sin inundar tu corazón de sombras, de temblores y muerte. De ceniza, de soledad y rabia, de silencio, de lágrimas idiotas. Hoy anduvo la muerte buscando entre mis libros alguna cosa, hoy por la tarde, anduvo entre papeles averiguando cómo he sido, cómo ha sido mi vida, cuánto tiempo perdí, cómo escribía cuando había verduleros que venían de las quintas, cuando tenía dos novias, un lindo “jopo”, dos pares de zapatos, cuando no había televisión, ese mundo a los pies violento, imbécil, abrumador. Esa novela canallesca escrita por un loco, hoy anduvo la muerte entre mis libros buscando mi pasado,buscando los veranos del 40, los muchachitos bajo la manguera, lassiestas clandestinas…

Le hemos ofrecido este homenaje a Alfredo Zitarrosa y le vamos a pedir a Alfredo que cierre esta nota, por favor…

“En mi país que tristeza, la pobreza y el rencor.
Dice mi padre que
ya llegará desde el fondo del tiempo,
otro tiempo y dice que el sol
“brillará”…

Extraído de “Perfil Uruguayo” – Marzo de 1990.-
Por: Guillermo Lescout (exclusivo para “Perfil Uruguayo”) 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.